Una Estrella Fugaz

—¿Sabes lo que es una Estrella Fugaz? —preguntó Lily a Matthew.

—¿Son meteoros? —respondió.

—¡Pues no! —dijo Lily—. Eso lo dicen los científicos, pero no es así, las estrellas fugaces son almas que los Dioses envían a la Tierra para ayudar a quienes lo necesitan…

—¿Y cómo sabes eso, Lily? —preguntó Matthew.

—Pues me lo dijo mi Papá, que los sabios antiguos contaban historias de las Almas Estrellas Fugaces, y que se mezclaban entre la personas fácilmente.

Matthew quedó sorprendido con lo que Lily le estaba diciendo, pero él sabía que ella nunca lo engañaría, era su mejor amiga y compañera de aventuras. Lily tenía un cariño muy especial por Matthew desde el primer día que lo conoció, la sonrisa de él era la más hermosa y tierna que había visto en toda su vida, aunque Lily sólo tenía doce años y Matthew era dos años menor que ella.

Lily había encontrado en Matthew la Magia de los Dragones, ella decía que si las estrellas te guían con su luz, podrías ver la Magia de los Dragones. Y con Matthew era posible ver los Dragones, hadas, luces del bosque y todo tipo de magia…

Las estrellas fugaces nacen en el cielo nocturno y viajan millones de kilómetros hasta encontrar su lugar en el planeta, ellas recogen toda la magia del universo mientras llegan a su destino. Algunas son de color azul, otras de un amarillo con ondas naranjas y otras de un color verde esmeralda, de acuerdo a su misión en la Tierra.

Las estrellas fugaces azules van a la ciudades porque están más preparadas para una vida agitada de ciudad. Las amarillas con ondas naranjas van a los desiertos y ciudades pequeñas, estas son las estrellas que a Lily le gustaban, y las verdes esmeralda iban a las ciudades grandes o pequeñas cerca del mar…

Todas ellas debían de ayudar a las personas a volver su corazón, al Amor verdadero… a ver la Magia de las estrellas y el destino de sus almas.

Matthew estaba con la boca abierta y los ojos resplandecientes por todo lo que había escuchado, y deseaba con todo su corazón poder conocer una Estrella Fugaz.

Llegó la noche y Matthew debía de regresar a casa, Lily lo acompañó hasta el porche y se despidieron con la frase favorita de Lily: “Matthew, te veo en mis sueños, cuídate”. Y él respondía como siempre, “volaré como un Dragón”.

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s