La Abertura de Los Vórtices

Faltan doce horas para el inicio del mes de diciembre y las Grandes Montañas Humeantes están en movimiento para la abertura de los vórtices. Los Devas, las hadas, el Señor del Viento, la reina de las hadas Shampillon están con el Espíritu de la Navidad, todos preparados para el canto Sagrado. Este canto activa  la llave y el cerrojo de las puertas de los Vórtices en las Montañas Humeantes.

Oso Pardo el Jefe Cherokee enciende la fogata y se escucha aullar a la manada de lobos, invitando al silencio musical. Cuando el silencio se hace profundo, los grillos comienzan a cantar anunciando el Canto Sagrado. Shampillon enciende las lámparas y sus hadas entonan el mantran “M” en la nota musical Sí bemol y en la frecuencia 432 Hz., que es la frecuencia original de la Madre Naturaleza.

La Estrella Lupus se alinea para unirse a la Fuerza que ayudará a abrir los Vórtices, y Mister Black y los demás miembros de la Asamblea acompañan en profundo silencio para que toda la Fuerza de la Montaña fluya correctamente.

El Espíritu de la Navidad frota sus manos con polvo de Estrellas y luces de la Aurora Boreal, toma su vara Mágica y la extiende en dirección a las puertas de los Vórtices cantando:

Vosmet aperire portas et imperium viribus per Noe

Noe conversus est vis

Noe Noe Noe

El coro de hadas repetía una y otra vez en una nota musical más elevada, y se sentía en el ambiente cómo toda la naturaleza comenzaba a vibrar.

Las llaves mágicas aparecieron en un pestañear de Estrellas y se introdujeron en el cerrojo, giraron y las puertas comenzaron a abrirse. Una vez abiertas, una luz dorada comenzó a girar en el centro de las puertas. Giraba de derecha a izquierda, como las manecillas del reloj, señal de que el tiempo comenzaba a transcurrir. Y cuando esta luz dejaba de girar, las puertas se volvían a cerrar.

El Espíritu de la Navidad habló al hada Eirny, quien estaba con Shampillon, y le dijo que ahora todo estaba en sus manos.

El hada Eirny debía regresar a la casa de Lily junto con el Unicornio azul llevando polvo de estrellas fugaces. Lily aguardaba con paciencia la visita del Hada Eirny.

Lily se quedó dormida en la biblioteca leyendo la recopilación de las hadas de Islandia escrita por su padre, y entre sueños escuchó el aleteo del Unicornio azul. Ella se movió lentamente porque no quería despertar de ese sueño. Sin embargo, no era un sueño, todo lo que estaba viendo era ahí mismo, en este mundo físico.

El hada Eirny saludó a Lily y le presentó a Antares, el Unicornio azul. Antares saludó a Lily en un perfecto español, y esta, al oírlo, quedó muy sorprendida y le dijo al hada:

––¡Me está hablando! ––el hada Eirny sonrió ante la sorpresa de Lily y le dijo:

––Lily, esto no es nada, de ahora en más, te esperan grandes aventuras. Unas buenas y otras no tan buenas, pero todo esto es parte del trabajo, para que siga habiendo Magia y Amor.

El Unicornio azul se sacudió, y todo el polvo de estrellas cayó sobre la alfombra de la biblioteca, pero mágicamente fue elevándose del suelo y comenzó a unirse y a entrar en una bolsa de mano que tenía Lily sobre el escritorio de su padre. La bolsa se cerró, almacenando en su interior el polvo de estrellas.

El hada Eirny dio las indicaciones a Lily sobre cómo debía realizar su primer viaje a través de las puertas de los Vórtices. Ella se colocó la bolsa que contenía el polvo de estrellas y se montó sobre Antares para ir hasta las Montañas Humeantes. El hada Eirny los guiaba encendiendo su lámpara.

Al llegar ante las puertas de los Vórtices, todos los presentes saludaron a Lily, anhelándole un buen viaje. Oso Pardo, el Jefe Cherokee, le entregó la pluma del Águila Lavu para protegerse de los peligros; Shampillon le dio la lámpara Alim para alumbrar su camino; y El Espíritu de la Navidad, junto con el Señor del Viento, le dieron Ráfagas del Viento Sur para que cada vez que necesitara volar más rápido, pudiera hacerlo con esas ráfagas.

Lily colocó todos los elementos en su bolsa, que era de color naranja, ya que según el Hada Eirny, el color naranja vibra en sintonía con el Sol.

––Antes de partir ––dijo Randall, el Deva de las aguas de las Montañas Humeantes––, coge esta botella de agua que nunca se acaba. Cada vez que la termines, vuelve a llenarse. Sin agua, no hay vida, y la necesitarás.

Lily, a pesar de sentirse acompañada y ayudada, abrigaba un leve temor por todo lo que le esperaba. Su padre le estuvo dando indicaciones sobre los viajes, al igual que cada uno de los presentes en la Asamblea anterior. Pero aun así, lo nuevo, lo inesperado, provocaba en ella una confusión de sentimientos, no obstante, hacía lo posible para que nadie lo notase.

––Es hora ––dijo el hada Eirny. El Gran Muriak, Guardián de las Puertas de los Vórtices, dio su permiso y las dos se colocaron frente a una de las puertas. Lily vio cómo la luz giraba cada vez con más fuerza, y sintió cómo todo su cuerpo temblaba. El hada Eirny le dijo:

––Sígueme ––y esta entró por la puerta. Lily dejó de ver al hada, miró a su alrededor, y los presentes la miraron esperando que diera el paso hacia la puerta. Con las piernas temblorosas y sus manos sujetando fuertemente su bolsa naranja, Lily dio un salto y atravesó la puerta.

 Comenzó a sentir cómo una gran aspiradora atraía su cuerpo, y en esos momentos gritó:

––Hada Eirny, hada Eirny, ¿dónde estás? ––y el hada respondió a los lejos:

––Aquí, aquí, enciende la lámpara Alim ––Lily sacó la lámpara de la bolsa y la encendió. Todo brillaba a su alrededor como piedras luminosas mientras era succionada por una gran aspiradora, o al menos, eso pensaba Lily.

Lily comenzó a ser succionada con más fuerza, y comenzó a gritar:

––¡Ayudaaaa, ayudaaaa! ––y luego, en un pestañear de Estrellas, sintió cómo alguien la sujetaba entre sus brazos. Ella colocó la lámpara para observar mejor, y vio que un chico la saludaba con una sonrisa.

––¿Quién eres? ––preguntó la niña asombrada. Y él respondió:

––Soy Unai, el guerrero de la Península Ibérica. Seré tu protector junto con el hada Eirny. Sujétate Lily, estamos llegando ––ella se sintió caer con más fuerza y suplicó ayuda de nuevo:

––¡¡¡Hada Eirny!!!

El hada Eirny, junto con el guerrero Unai, la sostuvieron y lograron que se posara suavemente en el suelo. Lily, después de tremenda aventura, se acomodó la ropa y su bolsa, y echó una mirada a su alrededor. Contempló un bosque desconocido que a la vez le era un poco familiar. El hada Eirny le dijo a Lily y a Unai:

––¡¡¡Bienvenidos a mi Hogar, estamos en Islandia!!! ––Lily no podía creer lo que había pasado. Hacía algunos minutos estaba en las Montañas Humeantes y ahora en Islandia.

––¿Hemos viajado en el tiempo?

––No, Lily ––repuso el hada––. Hemos viajado a través del tiempo. Vamos, debemos de darnos prisa. Nos esperan.

Unai cogió la mano de Lily y comenzaron a caminar adentrándose en el bosque cercano a la cascada de Gullfoss, en las tierras de los Huldufolk. ¿Qué peligros y aventuras les aguardarían allí?

 

6 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s