Entradas de Lily Miller

Lily Miller es una escritora en busca de sus sueños. Ha viajado por Nashville y todas las estrellas. Ahora tú puedes viajar por sus mundos fantásticos y desconocidos. Atrévete a soñar y encontrar tus propios sueños.

The Smoky Mountains

Gatlinburg is a small city at the foot of the Smoky Mountains, where Lily’s parents went to spend the weekend to get energized, as Lily’s father said. That was during the Harvest Festival, and the city and it’s surrounds were filled with the colors of autumn. Her father told Lily that there was Magic in those mountains, because a Shooting Star had vanished in those mountains and over many years many stories are woven within.

Lily loved to listen to her father and what she longed for the most in those moments were to uncover the mysteries of the Smoky Mountains… Matthew also came with them, at Lily’s request. Such an adventure required the best company, and what better company than Matthew.

It was very early Saturday morning, since Lily liked to get up very early to greet Father Sun. As she always said, “I want to greet him before the birds do” because her father told her the birds woke up very early to greet Father Sun, for his light, his life, and his warmth.

This time she went with Matthew, who had a difficult time waking up in those hours, but Lily was so insistent that he didn’t have a choice but to yield to her pleas. Lily and Matthew watched the sunrise in silence, and only the song of the birds around them could be heard.

Done! Lily said, smiling. We did it, greeting the Sun before the birds, and now let’s go get breakfast. I’m starving.

They returned to the Old Creek Lodge, a beautiful place near the city and at the foot of the National Park. After breakfast, Lily and Matthew went to look for supplies in the city for their great adventure:

homemade peach jam, cookies, and chocolates. They could not forget this, since the two children loved chocolate: for Lily, hazelnut and for Matthew, orange. The two children shared everything.

The children already had everything they needed, but suddenly inside the store they saw a burly, sunburnt man with shoulder-length hair, and feathers hanging from a strand on the right side.

Good morning, he greeted the children, and they responded in unison with a “good morning.” “Are you ready to go to the Mountain?” – the mysterious man asked, and Lily responded, “To the Mountain? How do you know?”

“Well, because of your supplies. The jam tastes better in the mountains and the chocolates are best enjoyed by a stream, what better place?”

“I’m sorry, but we should go. My parents are waiting for us. Excuse us, sir…”

“Sam Wolf,” the man responded, and he said goodbye to the children.

Matthew said to Lily,

“You know that we shouldn’t talk to strangers, right, Lily?”

“I know,” she said, “but a hello doesn’t hurt anyone.”

“It’s fine,” Matthew said.

And now with supplies in hand, and a compass that Lily’s father gave to her, the two children were ready to discover the mysteries of the Smoky Mountains and set off on their Great Adventure. The landscapes of the Smoky Mountains in autumn are magical, the trees resemble fire due to their beautiful orange color, everything in the Mountain was Magical.

Lily and Matthew felt little by little they were submerged in a different world, of colors, aromas, and sounds. They had walked an hour without realizing it and went deeper and deeper until deciding to rest near a stream. The only sound was water running over stones and the falling leaves. A squirrel watching from a distance quickly ran up a tree. Lily said to Matthew,

“I would like to stay here forever,” he looked at her and smiled because he knew that his best friend and adventure companion said it with complete certainty.

Matthew went to walk among the leaves near the water when suddenly, he heard a unique sound. He turned to look and he saw a huge black bear that began to roar. Matthew got up carefully and began running in the other direction towards Lily, and called to her,

“Lily, Lily, run!!”

Lily grabbed Matthew’s hand and together they ran as fast as they could, but the black bear caught up with them. The two children fell to the ground next to the pile of autumn leaves when suddenly, a man’s voice was heard saying,

“Mister Black, no!” the bear had been on two legs in front of the children, but upon hearing the voice returned to all fours. Mysteriously, the man from the shop with the eagle’s feathers in his hair was standing in front of them asking if they were ok. The children replied they were, but their hearts were still racing and their throats were dry from shock.

“Excuse Mister Black, he sometimes likes to chase away visitors so that they don’t damage his mountains.”

Lily and Matthew were still in shock when she asked, “And how can Mister Black listen and understand you?”

Mister Black responded,

“Sam and I are old friends!” -and the children couldn’t believe what was happening, a bear talking? And they could understand him! Mr. Sam told them,

“I’m Sam Wolf and I have been friends with Mister Black for many years, you could say that we’re adventure companions the two of us.” We love and care for the earth that our ancestors have left us.” -the children stood up and explained that they were only passing through and that they would not harm anything. “I know,” Sam Wolf responded, “but it’s better if you return back to the city, it will be dark soon and it’s not good to be alone in the Smoky Mountains, which come alive at night and they aren’t prepared for that.

Lily asked,

“What happens at night?” -Mister Sam Wolf replied,

“The entire mountain is alive, it speaks, and is transformed.” – Matthew asked,

“What does that mean?” – Mr. Sam Wolf replied,

“The trees speak, the fairies reappear, the gnomes are seen, the birds speak their language and we can understand them, and other things happen, also, but now is not the time. Lily, Matthew, let’s go back! – the children obeyed and set off, in silence they made their way to the city, Mister Black said goodbye to the children and told them,

“Sam’s friends are my friends, I hope to see you again soon, kids. I will teach you about the Mountains.” – the children said goodbye,

“See you soon, Mister Black,” – and Mister Black disappeared into the trees. It was getting late and Mr. Sam Wolf told them,

I will leave you close to the city, at these hours I don’t go there much, I don’t leave the forest.” – the children didn’t understand what Mr. Sam Wolf meant, but they continued walking. When they saw the city they said goodbye to Mr. Sam and thanked him for his help. He smiled at them and told them,

“We only want to help, now I must return.” – and they watched as he began to run towards the forest, and when he came to a fallen tree trunk in the road, he jumped and upon landing among the leaves transformed into a beautiful gray wolf that glanced back at them for a few seconds, and then continued on deeper into the forest.

Lily and Matthew could not shake their astonishment and holding hands they went back to the city. The two returned in silence to the Lodge, where Lily’s parents were already beginning to worry. On seeing them, Lily’s father was relieved and asked them why they had been so late. The children responded,

“We went to discover the mysteries of the Smoky Mountains.”

Lily’s father smiled and took them to wash up to go to the Harvest Festival. For the children, it was an unforgettable, magical day because they had seen one of the Mysteries of the Smoky Mountains and that would be a secret between Lily and Matthew. Leaving the lodge they looked toward the mountain and in silence they greeted Mister Black and Mr. Sam Wolf, and in her deepest thoughts, Lily said, “we will be back to see you.” Matthew took Lily’s hand and together they walked towards the Harvest Festival in Gatlinburg, on a very special day.

A Shooting Star

Do you know what a Shooting Star is?   – Lily asked Matthew.

Are they meteors?   – he responded.

Well, no!  – Lily said – That’s what scientists say, but it’s not, the shooting stars are souls that the Gods send to the Earth to help those who need it….

And how do you know that, Lily?  – asked Matthew.

Well that’s what my Papa said, that the ancient sages told stories about the Shooting Star Souls, and that the easily blended in with people.

Matthew was surprised with what Lily was telling him, but he knew that she would never lie to him, she was his best friend and adventure companion. Lily had a very special love for Matthew from the first day she met him, his smile was the most beautiful and tender she had ever seen in her life, although Lily was only twelve years old and Matthew was two years younger than her.

Lily had found the Dragons’ Magic in Matthew, she said that if the stars’ light guides you, you can see the Dragons’ Magic. And with Matthew, it was possible to see Dragons, fairies, the forest light, and every type of magic…

The shooting stars are born in the night sky and travel millions of kilometers until they find their place on the planet, collecting all the universe’s magic on their way. Some are blue, others are yellow with waves of orange and others are an emerald green, depending on their mission on Earth.

The blue shooting stars are going to the cities because they are more prepared for the hectic city life. The yellow stars with orange waves go to the deserts and small cities, these are the stars that Lily likes, and the emerald green ones go to big cities or small ones near the sea…

All of them must help people turn their hearts to true Love… to see the star’s Magic, and the destiny of their souls.

Matthew was to all of this with his mouth open and eyes glimmering and he wished with all of his heart to be able to meet a Shooting Star.

Night was approaching and Matthew had to go back home, Lily accompanied him to his porch and she said good night with her favorite phrase, “Matthew, I will see you in my dreams, take care.” And he responded as always, “I will fly like a Dragon.”

Un Secreto en el bosque (12 de abril)

Las aventuras dentro de los libros han sido de gran aprendizaje para Lily, todo lo que su padre le había transmitido sobre la magia y el amor y el maravilloso mundo del tiempo y a través del tiempo, ella lo estaba viviendo poco a poco, paso a paso, de acuerdo a su edad. Esta era la primera etapa del conocimiento de los misterios mágicos.

Al regresar del libro Rojo con letras doradas, les estaba esperando Muriel, una elfa guerrera, compañera de Unai desde su niñez. Fueron criados juntos, y cuando Daniel nació, los tres amigos fueron inseparables. Muriel, al ser mayor que Unai y Daniel, se sentía como una hermana mayor de ambos, y a veces se sobrepasaba en su sobreprotección.

Muriel era experta con la espada Eldur (fuego en islandés), una espada mágica que solo tenía poderes con su propio dueño, es decir, que si otro tomaba la espada de Muriel, esta quedaba como una simple y corriente espada de acero. Ver a Muriel practicando con su espada era un deleite, ella estaba tan unida a su espada que parecían una sola. La espada tomaba vida en manos de Muriel, la luz de Eldur danzaba con las vibraciones mágicas de Muriel, nadie la igualaba en destreza y agilidad. Cuando Unai y Muriel se unían en un propósito de los Elfos mayores, y con Daniel y su Lobo Londrian, los tres eran la  fuerza, la magia y el poder actuando juntos.

Pero hoy Muriel tenía un propósito diferente, estaba allí para transportar a los padres de Lily al bosque de las hadas y de los elfos. Usaría la puerta azul que está dentro de la cascada Gullfoss.

—Veila (fiesta en islandés)!!! —se escuchó decir a lo lejos al Olmo Petur, y Muriel dio un salto entre las ramas y abrazó con mucha fuerza a Petur y dijo:

—¡Silencio! Es un secreto, la agasajada no puede enterarse de nada —Petur sonrió y se disculpó ante Muriel.

—Es que me entusiasman las fiestas sorpresa, y el olor a pastel de frutos del bosque me está inspirando mucho —Muriel sonrió y dijo:

—Tú siempre goloso, Petur.

Muriel bajó de los ramas de Petur y se dirigió a Daniel para preguntarle si había invitado a todos los habitantes de las regiones cercanas al bosque. Daniel respondió con una sonrisa, y le dijo que él y Londrian se encargaron de todas las invitaciones, y que ni una abeja ni una libélula de los bosques mágicos quedaron sin invitación. Además de a los trece tipos de duendes, a las cuatro clases de gnomos, a las tres especies de trols y a las tres variedades de hadas, incluyendo a las hadas de la Aurora Boreal, y a Mia y su ejército de colibríes.

Muriel se puso en pie y con una voz firme le dijo a Daniel:

—¿Qué has hecho Daniel? ¿Has invitado a los trols?

—Sí  —repuso Daniel con un gesto.

—¡¡¡Pero los trols siempre nos han creado muchos problemas y hacen travesuras y daños a los gnomos, Daniel!!!

Daniel, con una cara de sorpresa le dijo:

—Pero Muriel, tú me habías dicho que invitara a todos los habitantes de las tierras mágicas. Me lo tendrías que haber especificado —Londrian intervino y dijo:

—No te preocupes, Muriel. Avisaré a Fenrir (lobo gigante) para que con sus manadas de lobos informen a los trols. Estos no se oponen a las órdenes de Fenrir.

—Está bien —dijo Muriel—. Gracias, Londrian.

Unai se acercó a Daniel y lo saludó como siempre, jugando con los caracoles de su cabello.

—Hola, hermanito —dijo con una gran sonrisa, y éste, con un grito efusivo, respondió:

—¡Unai, mañana es el cumpleaños de Lily!

—Sí, lo sé —dijo Unai—, pero baja la voz. Sabes que es casi imposible guardar un secreto en el bosque, con todos los insectos y olmos comunicativos —Daniel sonrió con ternura y se despidió, porque debían buscar frambuesas para  la cheesecake de frutos del bosque, el postre preferido de Lily.

—¡Es tarde! —gritó Daniel y se montó sobre el lomo de Londrian, y juntos se perdieron de la vista de Muriel y Unai.

Estos fueron a buscar a Andrelas, la gnoma panadera, que estaba preparando los panecillos de queso de reno, los preferidos de Lily. Andrelas era una gnoma muy agradable, siempre cantaba con letras de las antiguas leyendas del norte. Ella preparaba unos deliciosos panecillos con setas, frutos del bosque, frutos secos y con queso de leche de reno, su especialidad.

Al llegar a la casa de Andrelas estaba Richard, el pastelero, haciendo el preparado especial de tarta de chocolates y dátiles, la tarta de Skyr con blueberries y su famosa Slongukaka (o tarta serpiente).

—¡Unai! —dijo el gnomo Richard—. Bienvenidos a mi dulce hogar —y todos sonrieron. Muriel dijo:

—En verdad es un dulce hogar con tantas delicias alrededor —Andrelas le dio un abrazo a Muriel y le mostró cómo iban con la panadería. Eran tantos los panecillos, que todo el bosque quedaría bien alimentado.

Andrelas y Richard les dijeron que era mejor que sobrara y que no faltara, y que como era una ocasión tan especial, se debía celebrar con todas las delicias del bosque. Unai y Muriel se despidieron de los gnomos, porque aún debían de visitar a algunos duendes y hadas para que todo quedara como Xunnia había dispuesto.

Recorrieron el río de las libélulas hasta llegar a los Sauces llorones. Allí visitaron a Dagur, el duende pianista. Él los recibió con tanta euforia que tropezó con Olafur, su ayudante. Todos sonrieron ante semejante barullo que hicieron los dos al caer sobre la batería de Lárus, y a este no le hizo tanta gracia.

—Bueno, amigos, creo que todo está en orden. Los esperamos en el horario indicado —Muriel se despidió también de los duendes porque se acercaba la hora de buscar a los padres de Lily, y los tres duendes continuaron con sus ensayos musicales.

Muriel dio un abrazo a Unai y fue en dirección a las cascadas Gullfoss. Allí atravesó las cascadas y encontró la puerta azul, el camino a través del tiempo. Al ver la puerta azul, Muriel dijo las palabras de pase: “GALDUR VAKNAR” (la magia se despierta, en islandés). Y la puerta azul comenzó a girar de derecha a izquierda como las manecillas del reloj, y una luz resplandeciente cubrió a Muriel y la transportó al Centennial Park. Allí la estaba esperando los padres de Lily.

—¡Muriel! —dijo la madre de Lily—. ¡Cómo has crecido! —y las dos se dieron un tierno abrazo. El padre de Lily conocía a Muriel desde pequeña porque estuvo en las tierras de los francos, donde conoció a Alexius, el padre de Muriel.

Muriel observó la estrella Lupus, y Brya envió un rayo de luz, el cual fue capturado por Muriel en su morral Galian. Un morral que tenía vida y ayudaba a Muriel en los momentos más difíciles. Muriel sonrió a la estrella de Brya, y con un gesto le dijo: “se lo entregaré a Lily, Brya”.

—Es hora de partir —dijo Muriel, y los tres, tomados de las manos y con las palabras de pase, GALDUR VAKNAR, entraron al círculo danzante de la puerta azul para ser transportados hasta las cascadas de Gullfoss.

—Við erum komin (hemos llegado, en islandés) —dijo Muriel. Los padres de Lily recordaban todo el paisaje como si hubiesen sido ayer sus propias aventuras en Islandia, aventuras que ahora era su hija Lily la que tenía que vivirlas.

Los tres viajeros del tiempo se dirigieron al bosque de las hadas y de los elfos, a la casa de Xunnia, donde los padres de Lily serían hospedados. Cuando llegaron al bosque había un gran silencio, todo era tranquilidad y solo se escuchaba el sonido del arroyuelo de las hadas. El padre de Lily preguntó a Muriel:

—¿Y este gran silencio a qué se debe?

—No se preocupen —dijo Muriel—. Es que todo el bosque guarda el secreto de la fiesta sorpresa para Lily. Cada duende, gnomo y hada están trabajando para que todo sea perfecto mañana, el gran día. La asamblea de los Elfos celebrará mañana una reunión.

—¿Entonces Lily no sospecha nada de la fiesta? Ella está ahora con Unai y su madre Kristal y su padre Eivann. Los tres están esperando a Daniel y a Londrian, que fueron a buscar a Ruff, el reno.

Xunnia fue al encuentro de los padres de Lily, y esta los condujo al Olmo Gariff, donde dentro de unos de sus troncos estaba preparada la mejor habitación del bosque…

Todo estaba transcurriendo según lo previsto por los Elfos mayores. Muriel se despidió de los padres de Lily y fue a casa de la familia de Unai. Una vez allí, Kristal invitó a Muriel para la cena: un delicioso pastel de setas con leche de reno endulzado con miel de abeja. Todos reunidos a la mesa conversaron de sus aventuras, y Lily se encontraba muy entusiasmada de poder continuar por el Camino del Aprendizaje. Eivann, el padre de Unai, le dijo a Lily:

—Todo a su tiempo, pequeña. No te olvides, no hay que correr ni estarse quieto, simplemente caminar con pasos firmes y fuertes. Mañana será otro día y ya veremos cuándo deberás continuar con tus aventuras.

Kristal llevó a cada uno de ellos a su habitación, y les dio el beso de las buenas noches, y esta vez con especial dedicación a Lily. La arrulló y le cantó la canción de las hadas del sur, cantos de añoranzas para regresar a la tierra de la Aurora Boreal.

El bosque de las hadas y de los elfos quedó en un silencio profundo, solo las luces de las luciérnagas arrullaban en la noche y el canto de Kristal se escuchaba como un susurro entre las hojas que eran mecidas por una suave brisa…

El Camino del Aprendizaje…

 

Los primeros pasos son siempre los más importantes en toda nuestra vida, asimismo los primeros pasos en el camino del aprendizaje de Lily eran muy importantes. Cuando ella leyó Haz que tu Estrella Luz Brille, sintió la responsabilidad que había adquirido siendo aún tan pequeña, pero como su padre le había dicho, a cada quien le viene lo que puede sobrellevar…

El libro rojo de letras doradas fue escrito por los Elfos, los antiguos habitantes del mundo físico, porque ahora los elfos habitan el mundo del tiempo, donde todo es posible, donde pasado presente y futuro se unen en un eterno ahora.

––Los elfos son nuestros antepasados mágicos ––le dijo Unai a Lily––. Venimos de las lejanas tierras del Norte, más allá de las cumbres nevadas, donde siempre es de día, porque el sol nunca se oculta ––Lily miró a Unai y le preguntó:

––¿Del Polo Norte? ––a lo cual Unai respondió:

––Más allá del Polo Norte, Lily.

El Libro se abrió ante los ojos de Lily, Unai y el hada Eirny, los tres se miraron y del libro salió una voz que dijo:

––Para poder entender hay que conocer. Bienvenidos, mis queridos amigos, los estaba esperando, pueden pasar ––Unai miro a Lily y le dijo:

––Debemos entrar al libro, Lily

_Dentro del libro? _preguntó Lily_

––Sí ––dijo el hada Eirny––, para entender hay que conocer, y si no lo vives tú misma, no puedes entenderlo.

Unai tomó a Lily de la mano y se introdujeron dentro del libro, y en un pizcar de estrellas los dos estaban en un mundo de letras y números, y nuevamente se oyó una voz que les dijo:

––Perdón, ésta es la página de los recuerdos, debemos ir al inicio, donde todo comenzó ––y una vez más el pizcar de estrellas se dio. Unai y Lily se encontraron esta vez en un camino con flores de todos los colores, un cielo azul y una pradera muy verde. Unai recordó el lugar porque ya había estado allí con su madre, Kristal, y su abuela, Marie.

––Éste es el lugar de mis antepasados, Lily, de aquí somos y aquí deberemos regresar en un futuro. Este camino solo lo conocen los elfos y ahora debemos de recorrerlo para que tú aprendas, porque el universo depende de la magia y del amor. La magia y el Amor siempre van unidos, no puede haber magia sin amor ni tampoco amor sin magia, de esto depende que toda la naturaleza continúe su ciclo siguiendo los pasos al Señor del Tiempo. Mis antepasados protegían las tierras del Norte de los intrusos que querían invadir nuestras tierras, porque la luz del sol que está en el norte es la luz que da vida a todos los seres, es el sol central, el sol de soles que todo lo renueva, y es por ellos que muchos quisieron llegar a nuestras tierras, aprovecharse de esa fuerza solar y dominar todas las tierras. El rey de los Elfos envió a los mejores guerreros, arqueros, elfos y elfas para proteger la entrada a nuestras tierras, y también envió a nuestros sabios, escritores, dibujantes y narradores, para poder ayudar a los hombres y mujeres, y enseñarles que todos nos beneficiamos con la luz del sol central, y que todos podían entrar a nuestras tierras si tenían el verdadero amor y la magia en sus corazones. Los humanos aprendieron de nuestros sabios, y así pudieron llegar a nuestras tierras mágicas, pero con el tiempo se fueron desviando del camino del amor y la magia, y ya no pudieron regresar a nuestras tierras. Hubo muchas batallas que se dieron entre elfos y humanos, pero todas fueron muy tristes… entonces, nuestro rey decidió retirarse a un lugar más allá de las montañas nevadas del norte, más allá del polo norte, donde ningún humano podía llegar sin su autorización. Y nuestros guerreros, sabios, escritores y todos los elfos que se encontraban en el bosque se retiraron. Los bosques élficos pasaron de ser visibles a los humanos, a ser invisibles. Todas las enseñanzas de nuestros sabios quedaron como leyendas entre los humanos, cada pueblo contaba una historia de acuerdo a lo que sus antepasados relataban, otros escribían lo que sus padres o abuelos le habían dicho, pero la verdadera historia solo está en nuestros libros sagrados, libros que solo pueden ser abiertos por el verdadero amor y la magia de un corazón tranquilo.

Unai y Lily comenzaron a transitar el camino de flores, y el hada Eirny revoloteaba alrededor de ellos, cuando de repente se oyó un aleteo zumbador, y del lado sur del camino se acercaban los colibríes azules portando cada uno de ellos a un hada en sus alas. El hada Eirny grito de alegría:

––¡Es Mia, es Mia, el colibrí azul! Y con ella vienen las hadas de la aurora Boreal.

El colibrí Mia traía sobre sus espaldas al hada Rachel, un hada que se encargaba de dibujar en la aurora boreal los mensajes de los dioses para los humanos. Si observamos en las noches de invierno, las auroras boreales nos dejan cada noche un mensaje para guiarnos en este camino de aprendizaje, y era Rachel, quien con ayuda del colibrí Mia, y con la música del hada Ona, dibujaba y pintaba en las auroras boreales. Claro que no lo hacían solos, todas las hadas y colibríes que los acompañan en estos momentos son sus ayudantes.

El hada Eirny explicó a Lily que también en la aurora Boreal existía un grupo de hadas que protege a los espíritus de los cielos, es decir, que cuando un alma especial llegaba su tiempo de partida de este mundo, las hadas los llevaban hasta las Aurora Boreal, porque cada alma era como una pequeña estrella verde fosforescente, y desde allí seguía enviando su amor y magia a los humanos. La aurora Boreal es la luz mágica de amor y magia del sol central, y cada vez que un alma especial parte de este mundo, la luz de la aurora Boreal brilla más.

––¿Esto es lo que dice el libro Haz que tu Estrella Luz Brille? ––preguntó Lily, a lo cual el hada Eirny respondió:

––Sí, Lily, pero eso solo se logra en el camino del aprendizaje, cuando el amor y la magia se unen para ser una sola luz

Unai le explicó a Lily que existen los doce códigos de honor de los elfos:

  1. No olvides a tus antepasados (tus padres)
  2. No olvides quién eres, de dónde vienes y a dónde debes regresar
  3. Haz el bien
  4. Deja que tu corazón te guie
  5. El amor se alimenta con amor
  6. Perdonar es amar
  7. La magia y el amor se logra de a dos
  8. Amistad y hermandad es tu prioridad
  9. La caridad no es solo dar
  10. Respeta a todos los seres
  11. No corras ni estés quieto, solo camina con pasos firmes y fuertes
  12. Que la alegría siempre invada tu corazón

Y la síntesis de los doce códigos élficos es el número trece:

  1. Trabaja cada día para hacer brillar tu luz

Ésta es nuestra regla de vida diaria, todo lo que hacemos es guiado por los códigos élficos, para cuando llegue nuestro momento de unirnos a la gran luz, para cuando nuestra estrella luz brille a tono con la magia y el amor.

Lily comenzó a ver la luz del libro y a escuchar los cantos élficos, cantos que narraban una historia sobre una hermosa tierra de luces, en una nota acorde con la naturaleza, y en esos momentos recordó que las hadas cantaban en el bosque de las Montañas Humeantes de Tennessee en la frecuencia 432 Hz, y ésa era la misma que resonaba ahora.

Lily lo veía como si ella misma lo estuviera viviendo. Sentía la fuerza del amor a su alrededor, la magia de ver el pasado, el presente, y el futuro de los elfos. Y todo lo que Unai y el hada Eirny le habían narrado, lo vivió y sintió en esos momentos.

Cuando el canto élfico concluyó, llegaron a la última página del libro, y nuevamente oyeron una voz que decía: Cuando lo vives, lo comprendes; cuando lo comprendes, lo sientes; y cuando lo sientes, el amor y la magia se renuevan en ti. Unai miró a Lily y ésta le dijo:

––He sentido la magia y el amor de los elfos…

El Colibrí Mia, el hada Rachel, y su inseparable compañera, el hada Ona, entregaron a Lily una flor de lis cargada de rayos de aurora boreal. Le explicaron que cuando ella no entendiera algo de los libros, esa luz le daría el entendimiento.

––Es hora de regresar ––dijo Unai. Lily se despidió del colibrí Mia, del hada Rachel y de Ona. Unai tomó de la mano a Lily, y junto con el hada Eirny, la luz del libro los transportó nuevamente al bosque de los elfos y las hadas. Allí les esperaba Muriel, una Elfa guerrera hija de Alexius, un elfo de las tierras de los francos, más allá de la península ibérica…

 

La Flecha Dorada

La Flecha Dorada

El bosque de los elfos amaneció con una hermosa y calma bruma, hoy es el cumpleaños de la madre de Unai, la Arquera Kristal. Y en esta etapa de la vida, cada elfa recibe el logro de su caminar por este mundo. Hoy la Arquera Kristal recibe la flecha de oro, símbolo de la Nobleza de Corazón, ya que ella ha pasado las pruebas de los elfos todos estos años.

Su madre Marie le ha transmitido todas las artes y la sabiduría nórdicas, los dones de la pintura, y además de enseñarle a transportarse en el tiempo y a través del tiempo, también le enseñó a viajar por el mundo de los sueños y a saber guiarse por su corazón. Desde pequeña, su madre Marie le entregó los doce códigos de los elfos, y la ayudó para que ella los viviese cada día para hacer brillar su estrella luz.

Cuando Kristal se enamoró de Eivann, los elfos se opusieron y tuvo que huir a la Península Ibérica. Más tarde, cuando nació el guerrero Unai, regresó a sus tierras, en donde nació Daniel, su pequeño y travieso elfo.

Kristal ha protegido con su propia vida las puertas del Norte, donde está la ciudad de luz, donde siempre es de día.

Hoy ella cumple treinta y ocho años élficos, y por su lealtad y valor recibirá la flecha de oro. Cuando sonó el canto de las hadas del bosque, Kristal se acercó a la asamblea de los elfos con el hada Didi, su fiel amiga y compañera; Xunnia, la Elfa, anunció la entrega de la flecha de oro o dorada.

Frezlam, el elfo mayor, hizo sonar el cuerno del Alce, y Marie, su madre, portaba la flecha dorada entre sus manos. Kristal se acercó a su madre y esta le dijo en su lengua nativa:

––Kristal, te entrego esta flecha dorada de nuestros antepasados: for ære og mot (por tu honor y valentía) ––Kristal, con lágrimas en los ojos, recibió de su madre el tan preciado obsequio.

En medio de la ceremonia se oyó el grito de Daniel, y todos giraron para verlo montado en su lobo Londrian. Daniel bajó del lomo de Londrian y corrió hacia su madre, y con voz agitada le dijo que la gata del bosque élfico estaba dando a luz a sus pequeños gatitos.

––¡Ven, madre, ven! Necesitamos de tu ayuda ––Kristal pidió permiso a la asamblea, y junto con Daniel, montaron sobre el lobo Londrian y acudieron a asistir a la gata que estaba entre flores silvestres y las hadas Blanquita, Dumita y Samita, quienes estaban cantando notas de música solar para calmar a la gata.

Kristal ayudó al nacimiento de los pequeños, que vinieron al mundo sanos y salvos, y la nueva madre se encontraba feliz de ver a sus pequeños entre el arrullo del bosque, con los cantos de las hadas y la música de los insectos.

Daniel abrazó con inmensa ternura a su madre y regresaron a la ceremonia, cuando Kristal bajó del lomo de Londrian, todos gritaron al unísono:

––¡¡¡GRATULERER, Kristal!!!

Kristal se dirigió a la asamblea y a los presentes, y agradeciendo el obsequio con una tierna mirada a Eivann y a sus hijos Unai y Daniel, les dijo:

––El mejor regalo de Amor y luz de la aurora boreal en mi alma son ustedes.

Didi, el hada, comenzó a lanzar las flores de luz dorada y los árboles milenarios cantaron el mantra OM…

Y como ya era de noche, varias estrellas fugaces bañaron el bosque de las hadas y de los elfos con polvo de estrellas fugaces.

 

¡¡¡Mi querida Kristal, que la luz de la Aurora Boreal te ilumine siempre!!!

¡¡¡GRATULERER!!!

Hoy también el hada Didi está de cumpleaños (tante auguri a te 🧚).

 

Lily

Un Alboroto en el Bosque…

¡¡¡Buenas tardes!!! ––dijo Lily al hada Eirny––. ¿Qué sucede en el bosque?

––¡Buenas tardes, Lily, el hada Eirny estaba colocando flores, luces y fragancias aromáticas para preparar una gran sorpresa!

––¡Ya está! ––gritó el elfo Dunn.

––¡Ah, qué bien! ––dijo Kristal––. Daniel traerá los frutos del lago y Durian fue por los gnomos a la cascada.

––¿Pero qué sucede? ––volvió a preguntar Lily, y nadie le respondió. Ésta miró a su alrededor y todos estaban tan ocupados preparando las guirnaldas de flores, las mesas de postres… La orquesta de Tutti, la ardilla, ensayaba unas alegres y bellas melodías; Gustav, el gnomo, preparaba mosto con las frutas frescas del bosque.

»¿Pero… todo esto a que se debe? ––volvió a preguntar Lily, y en eso llegó Daniel saltando de rama en rama, y a los gritos decía:

––¡He llegado primero! ––a lo cual el lobo Dorian le respondió:

––Lo siento, mi querido amigo, has hecho trampa. Yo llevo sobre mis lomos a diez gnomos y toda la fruta y tú vas libre, así que esta carrera no cuenta.

––¡Uf! ––dijo Daniel––. Siempre encuentras excusas.

––Bueno, amigos. Vamos, que ya es tarde y pronto llegará el gran invitado ––dijo el lobo, y cada uno de los gnomos fue bajando con su canasta de frutas frescas: Alwin, Duplim, Erry, Dusky, Lyra, Friola, Betta, Surya, Dafne y Becca.

––¿Quién es el gran invitado? ––preguntó Lily.

––¿No lo sabes? ––dijo Friola 

––Es Unai, el guerrero, hoy es su cumpleaños y los Elfos le entregarán la luz de las estrellas. Cuando un Elfo cumple los dieciocho años se le entrega la luz de las estrellas, porque ha dado un paso hacia la madurez, pero como Unai es semihumano y semielfo, también le entregarán un instrumento musical.

––¿Y cuál es ese instrumento musical? ––a lo cual Becca respondió:

––Dependerá de sus virtudes, y hoy nosotros también lo sabremos. Los Elfos mayores están reunidos en Asamblea para escoger el instrumento musical de acuerdo a sus virtudes de nacimiento, y a su recorrido por estas tierras mágicas.

Kristal, su Madre, y Daniel, su hermano menor, estaban a la espera de su padre, que llegaría de las costas caribeñas en algunos minutos, ya que usaría la entrada al tiempo que existe en esas regiones. Todo iba de acuerdo a lo esperado, la gran sorpresa ya estaba preparada, sólo esperaban al Padre de Unai…

“¡Pum!”, se escuchó en el fondo del bosque, y una luz resplandeciente iluminó durante unos segundos. De esa luz apareció Eivann, el padre de Unai, y todos los presentes fueron a recibirlo con mucha alegría.

––¡Atención todos! ––Xunnia, la Elfa, se aproximó a la Gran Asamblea de Elfos––. ¡Acérquense!

Todos los presentes, Elfos, gnomos, animales, hadas y cada uno de los árboles se reunieron a escuchar a la Gran Asamblea.

Frezlam, el Elfo mayor, hizo sonar el cuerno del alce con el cual llamaba al Guerrero Unai, y éste acudió al llamado volando de rama en rama, cómo le había enseñado el Elfo Durre desde pequeño. Al llegar al centro del bosque, el Guerrero Unai saludó a la Gran Asamblea, pero desde el lado izquierdo se oyó un grito:

––¡Viva mi hermano, el Guerrero Unai! ––y todos gritaron:

––¡Viva! ––Durre miró con ojos de disgusto a Daniel, y dijo:

––Has interrumpido la ceremonia, Daniel ––Kristal, la Arquera, intervino y dijo:

––Lo sentimos, Frezlam, es la emoción de ver a su hermano, no volverá a ocurrir ––Kristal giro hacia la derecha y dijo al grupo de gnomos y lobos––: ¡Y ustedes no apoyen las travesuras de Daniel! ––estos agacharon la cabeza, en cambio Daniel tenía pintada en su rostro una enorme sonrisa, la cual fue apagada por la mirada de su Abuela, la Elfa Marie.

––Prosigamos con la ceremonia ––dijo Xunnia.

––Guerrero Unai ––continuó Frezlam––, hoy cumples dieciocho años humanos, pero sabemos que eres uno de nuestros antiguos. Todo debe retornar a su dueño y hoy te entregaremos la luz de las estrellas para que puedas encontrar tu propia estrella luz, y también tu antiguo instrumento, La Guitt, que te ayudará a sacar lo mejor que llevas en tu corazón. Unai, hoy has dado el gran paso para luchar por hacer brillar tu propia estrella luz.

Dunkan, el guerrero, entregó la Guitt a Unai , y Eirny 🧚, su pequeña amiga, le entregó la luz de las estrellas, y todos al unísono gritaron:

––¡¡¡GRATULERER MED DAGEN!!! ––en la lengua de su abuela materna, Marie––. ¡Feliz Cumpleaños! ––y Lily le dio un gran abrazo a su protector y amigo:

––Happy Birthday, Unai ––y con bombos y platillos, y todo instrumento posible, Daniel y todo el bosque cantaron:

––¡Hoy ha nacido una estrella Luz! ¡Hoy ha nacido Unai! ¡Hoy ha nacido un guerrero! ¡Hoy ha nacido Unai!

Y fue el comienzo de la gran fiesta de luces, danzas y todo tipo de comida. Unai celebró su cumpleaños número dieciocho con toda su familia, y el bosque de Elfos y Hadas… De ahora en más, al Guerrero Unai le corresponderá una labor muy importante: hacer brillar su estrella luz y ayudar a Lily para que la Magia y el Amor no se acaben.

 

 

 

PD: para mi Guerrero Unai. Muy Feliz Cumpleaños, que tu estrella luz te guíe. No dejes de mirar al Cielo.

 

Lily

The Lupus Star

It was Monday and Lily woke up, as always, very early to see the sunrise. She carried the white stone of the Smoky Mountains, and gave her greeting of good morning to Matthew, and thanked God for the beautiful new day.

After getting ready for school, she picked up her bag and went downstairs to have breakfast with her father.

“Good morning, my little one”, he said, and Lily replied:

“Good morning Dad! Where is Mom?”

“She is in the garden with Brya, it seems that today she is not well. She has been very quiet and didn’t want to eat, her heart is slower today. We have already called the vet”.

Lily went outside and Brya stared at her. She was unable to get up, she just wagged her furry tail in joy when she saw Lily. Brya was a black wolf with white spots on the chest and legs, she was beautifully hairy and she was Lily’s companion since she was one year old. Her parents gave her as a present, because Lily loved dogs.

Lily felt much grief seeing her great friend and companion like this, since Brya was very playful, and now, seeing her like that, caused Lily much sadness. Lily’s mother told her not to worry and to go to school, she would be responsible to take care of her until she returned.

Staying at school that day was very long for Lily, thinking about her Brya. When she returned back home, she found Brya in the living room, lying on her bed with her toys at her side. Lily came over and kissed her, and gently stroking her fur whispered: “you’ll be fine”.

Lily’s mother came over and asked her to accompany her to the kitchen, there she told her that Brya’s heart was very bad, and the doctor did not give her much time, now she needed a lot of rest and company in order not to feel alone.

Lily started to sob and tremble, her friend and companion was suffering and she could not do anything…did not want to leave Brya. As soon as she was back home from school, she looked after her with very special dedication and love, as only she could do. She asked permission to her parents to stay overnight near Brya, and she constantly watched her. From time to time, she moved her furry tail to thank Lily for everything that she was doing.

A week had passed and Brya was getting worse, her father told Lily that one year of a dog’s life corresponded to seven human years. Since Brya was eleven, it was actually like seventy-seven human years, which is a fairly advanced age, and she should get prepared to say goodbye to her and thank her for all the good times they had lived together.

Lily threw herself into the arms of her father and began to cry, she felt a sharp pain in her chest and a choking in her throat. In that moment she heard a knock on the door, and Lily’s father went to see who was. When he opened the door, he found Mister Sam Wolf, who he invited to come into the living room. Lily came over and was surprised to see him since she hadn’t forgotten the last time she saw him in the Smoky Mountains.

Sam told Lily’s father that the wolf pack knew that Brya would be gone soon, and wanted her to go back to her home. Brya was adopted by Lily’s Father when, still a baby, she was found wandering in the woods.

Sam Wolf told them that tomorrow he would be waiting at the foot of the Smoky Mountains. Lily’s father said that they would be there, and they saw him off. Sam said good night to Lily, and she answered him with a gesture, since she could not articulate a single word. Lily spent the night near Brya, and she did not leave her at any time.

It was Saturday and this time Lily did not go to watch the sunrise, and she felt such sadness that she did not want to leave her friend. After breakfast, Lily’s father arranged everything for the trip. They placed Brya in the back of the truck with her plaid blanket, her pillow and toys. Along the way, Lily was constantly watching Brya, who was breathing with more and more difficulty, and she gave only an occasional glance towards Lily and closed her eyes again. Meanwhile, Lily sang lullabies, since Brya liked them a lot, but this time Brya did not show signs of listening; Lily touched Brya’s chest and her heartbeat could still be heard, but very weakly. Lily began to stroke her fur and kissed her snout and told her how much she loved her and how grateful she was to her for all her love and affection.

Lily’s Father called and said:

“We’ll be there in ten minutes”.

And so it was. When they arrived at the foot of the mountain, Sam was waiting for them. He helped them to carry Brya and entered the forest to the Mysteries of the Mountains. After a twenty minute walk, they reached a small stream bordered with little flowers, autumnal dry leaves, and huge trees. Sam told them to leave Brya near the stream, and they did so. Brya was not breathing well and her heartbeat was difficult to hear. Lily said goodbye to Brya with a hug, and sobbing, she told her that she would always be in her heart. Sam explained to Lily that wolves have a special place in Heaven, that all the wolves’ souls are sparkles of light in the Great Lupus Star, a very beautiful and brilliant constellation. When a wolf dies, forest fairies guide him to the Devas, who are the Magical Guides of animals and plants. They are responsible for guiding their souls. Lily was ecstatic, and between her pain and surprise, she could only nod with her head, showing that she understood what it was going to happen.

After this explanation, they saw how Brya took her last breath, and Lily clung to her Father. Then they saw some littles lights with wings coming out from the trees and leaves. They were the fairies of the forest who surrounded Brya’s body and danced around her. Less than ten minutes later, a very intense blue light came out from Brya’s body and began to dance following the rhythm of Fairies’ song. Lily had her eyes wide-open, watching everything that was happening. Then the blue light approached Lily and surrounded her, illuminating her, and the sadness which Lily was feeling disappeared, and Lily felt a great peace and joy. The blue light began to swirl through the woods and the fairies went along, and Lily began to follow the light, and in that way she was playing with Brya’s light for a few moments when the Magic of the woods let Lily smile again with her beloved friend.

Sam approached Lily and told her it was time to say goodbye. Lily put her hand over her heart, looked at Brya’s light and said:

“I will carry you with me forever!”

The blue light surrounded Lily for the last time, and fairies carried her to the starry sky. Lily didn’t miss one second of that magical moment, until she could no longer see Brya’s light, and at that precise moment, the whole constellation of Lupus was seen, even brighter than before…

Lily did not want to stop looking at the sky, and she also sought Matthew’s star, telling it all that had happened. She put her hand on her heart and said:

“Matthew, you too will see Brya’s star”.

Lily’s father hugged her and told Lily that they had to go back, they said goodbye to Sam Wolf and Sam looked at Lily and said:

“We’ll see each other soon, my little one”.

When they were back home, Lily kept looking at the sky thinking about Brya and Matthew, her best friends and companions, in all their adventures. Lily closed her eyes and whispered:

“Brya and Matthew, I will see you in my dreams”.