Christmas Cookies (a gift for my readers)

The Miracle of Christmas Cookies

It’s December 1, and today we are going to visit my nonna Mimi, who is my mother’s mother. When I see her, it’s like she came out of a storybook with her emerald green eyes that shine like the northern lights, her smile full of warmth, her silver hair that tells the story of the years that have passed, but “not in vain”, like she always says. Oh, by the way, I’m Lily, and today I’m going to tell you why I am looking forward to Christmas.

Although much of the meaning of the magic and spirit of Christmas has been lost, my nonna Mimi made sure that I understood it’s importance, and she taught me to “feel and live” Christmas. Many of you will find this a bit corny, but be patient, keep reading, and then you can tell me if you are captured by the sweetness of Christmas.

Every December 1 my family, including my father, Giuseppe Brentano, my mother, Giorgia Angelo, and me, Lily Brentano Di Angelo, go to my nonna Mimi’s house to make cookies. It’s a tradition she inherited from her mother and her nonna, “The Great Italian Family”.

Nonna Mimi told me that to make tasty and special cookies, you need high quality ingredients, and when she says, “high quality,” they aren’t just any ingredients. She went to the local Nashville-area farms – oops! I forgot to tell you that I live in Nashville, Tennessee and, I LOVE my city! It’s a little exaggerated, but people from the South are like that – always looking for the freshest and healthiest ingredients.

Nonna Mimi has a very nice way of addressing people, and everyone loves her even though they don’t know her. In her seventy years, she has the energy of a woman of fifty and the character of a military general – during war. I’m sorry grandma Mimi, but I had to say it, but I love you and you know it’s true.

My mom, Giorgia, is a CIA agent. No, she is not really a CIA agent, but whenever I go out with my friends, she acts as if she was. And according to my friends, I’m a little bit “special”, and what I mean by that is that I prefer to go to the library, sit on the floor, and transport myself to distant places, being a part of the adventures of each book I read. Sometimes, when I close a book and look around, I say to myself, “Oh no, I’m still here in the library!” – because I identify myself so much with the characters that sometimes I feel like I am the princess, the ancient warrior, or the magic fairy. In the end, it’s just me, Lily Brentano Di Angelo.

My dad, Giuseppe, is a publisher of children books. He travels once a year to his native Italy to attend the Bologna Book Fair, bringing back the latest novelties from the bookstores for his “most beloved daughter”. My dad is my best friend, my accomplice, and my companion in my literary adventures.

Ok, back to the cookies, or rather, the Christmas cookie’s ingredients. Imagine for a moment a beautiful place on the outskirts of Nashville, where all the farmers display what they produce at the Nashville Farmer’s Market. There the aromas of fresh butter, bread, cakes, pies, eggs, cheeses, and jam, are all blended together. Yum! Sorry, for a moment I was transported back there – does that ever happen to you?

Ok, anyway, back to my story. Already have chosen and bought the perfect ingredients, we went back home, but not without tasting some delicious croissants from Maison Chace. My parents and I were huge fans of these croissants. Like my dad always says, veramente squisiti (truly exquisite).

Back at the house, my nonna put the ingredients on the kitchen table and gave all of us, including my dad, some funny green hats with reindeer antlers, some red aprons with Santa’s face, and green Crocs to match. My dad, with a disgusted look, asked my nonna, “Is this really necessary?” and my nonna, in her most Sicilian manner, responded, “Do it like it’s supposed to be done or don’t do it. There is only one option, just do it!” she ordered, like a military General in battle so my dad wouldn’t dare question that again.

All of us, in “uniform” ready to begin, each one with a bowl in hand, and my nonna in the middle directing the order of the ingredients:

260 grams of flour: Gently sift the flour. This is very important, the gentleness with which we do it can make miracles happen!

100 grams of brown sugar: Christmas’ sweetness should be included in this ingredient because without sweetness, it’s better not to make them at all. When my nonna refers to the sweetness, it’s the amount of affection and kindness that each one adds to these cookies.

5 grams baking soda: This ingredient is very important because it will make the cookies perfectly soft – “au point”. It’s like loving words we say to each person in need of our help, softening them with those words.

1 teaspoon of cinnamon: Yum, what an aroma, what flavor! My nonna says that this ingredient heals all the pain from the year, healing any wound, however deep it may be, in the body and in the soul.

1 teaspoon of ginger powder: This root is very important because it comes from the earth and collects all of Mother Nature’s power and balances us. That’s why a little pinch of ginger can harmonize people, a main characteristic of Christmas.

1 pinch of salt: My nonna explained to us that if there’s not balance between rigour and love, nothing can work. This is the job of salt, to balance the flavors by integrating them all in harmony, with peace and love.

1 egg: Next, she told us to beat an egg on a plate with a fork, not with the blender because the heat from your hands and the fork’s movement infuses the enthusiasm and joy into the cookies. Then, add the beaten eggs to the previous dry ingredients.

150 grams of butter: Finally, the most important touch. Nonna explained to us that butter is the result of the transformation and miraculous mutation of milk cream into something superior. She wanted us to understand that to transform an ordinary object into something superior was very important. That nothing will change within us without changing hate into love, pain into happiness, impatience into calm, and so on. The butter should be soft, and we should beat it with our hands until it’s creamy. Once it’s creamy, mix it well with the rest of the ingredients until you get a smooth and homogenous mixture. She told us that we should knead it, infusing into it the most beautiful and elevated aspirations of our heart, and then she began singing:

“Noel, Noel, Noel, Noel
Born is the King of Israel!

They looked up and saw a star
Shining in the East beyond them far
And to the earth it gave great light
And so it continued both day and night.
Noel, Noel, Noel, Noel
Born is the King of Israel!”

We all began to sing with her, and I felt it in my heart as each ingredient was having an effect on my family. My nonna smiled at me because she understood in that moment what I was feeling. She told us that we just added the most important ingredient. The three of us looked at each other because we hadn’t added anything else, but she was referring to the special moment that we had created with the song.

Now we had to place a dish cloth over the dough to let it set so that the Christmas Spirit could impregnate the dough. Next, my nonna brought us the cookie cutters: small trees, snowmen, reindeer, etc. Each one made their cookies to perfection. We lined the trays with paper and butter and we arranged the cookies to put in the oven at 180 degrees Celsius for 20 minutes. After that, they were ready to cool and decorate.

And then came the most exciting part, the decoration of the cookies! Nonna prepared the icing with sugar, egg whites and lemon, filling the pastry bags with different colors and each one was fancifully placed on the cookies. When we finished, we delicately placed the cookies in the baskets so they wouldn’t get damaged.

All of our neighbors appreciated the kindness of our family when we brought them the cookies, but something happened that I was not expecting. We went to Michael Clawson’s house, the most popular boy in the school. Michael and his friends called me “Braids” since I was young, and that really bothered me.

I told my nonna that I would stay in the car, but she wouldn’t let me, saying that I should be with everyone, and that Mrs. Clawson was a very good friend, and her son was a great kid.

“What?! A great kid? He is the biggest jokester in the whole school and what is more he believes he can have any girl he wants. No! Absolutely not!” But my nonna insisted and the door to the Clawson’s house opened, and there he was. The popular boy, Michael Clawson, with those sky-blue eyes, chestnut hair, and that gorgeous smile that I…. “What! What am I saying? Lily Brentano Di Angelo! What are you thinking?! It’s Michael you’re talking about. Wake up!”

My thoughts were interrupted because Michael greeted my nonna and me.

“Mrs. Di Angelo and… Braids, how are you? What can I do for you?” before I could respond, Mrs. Clawson greeted my nonna with such enthusiasm that I did not get the chance to respond to Michael.

The conversation between the two seemed like it wouldn’t end, but when they finished, my nonna had the “great” idea to invite Michael to come with us to visit The Children’s Hospital at TriStar Centennial. I told my nonna we didn’t need help, but he smiled at me and said he would gladly do it. I was shocked. It was clearly an attack on my family, on my dignity and my braids.

Michael grabbed his jacket and accessories, and I was wondering what was meant by “accessories.” In 15 seconds, Michael returned with the same green hat with antlers, Santa apron, and green shoes. I couldn’t believe what I was seeing, my own nonna planned everything against me. This is definitely treason, and it couldn’t be forgiven. My indignation was such that I turned and went directly to the car.

My father was driving the car, my mother was by his side and my nonna, the traitor, was behind me and the conceited one. We arrived at the hospital and my father told us that we should not forget the children’s books that were in the storage room. We arrived at a room where there was a very small child with a double ear infection, shortness of breath, and was coughing a lot. His name was Denver and his mother Amber, who was the entrepreneur owner of the famous “Native in Nashville” t-shirts, of which I was a fan. She left everything for her child. My nonna told me that the love of a mother was incomprehensible, that God blesses all mothers with that great love and strength to overcome any difficulty.

It occurred to me to read him an adaptation of Dickens’ Christmas Story. I started reading the story, and Denver smiled with gestures and faces. I moved from one place to the other trying to explain to the little boy the meaning of the story. Michael kept reading without any warning. Again, I was shocked and couldn’t believe my eyes: our high school’s conceited Michael Clawson, reading a storybook.

Michael finished his story and everyone present in the room, the nurses, my nonna, Amber, and even Denver, gave a round of applause for his reading. Michael approached me and said in my ear, “You didn’t expect that, did you Braids?” In that moment, I felt a jolt in my whole body and breathed deeply so that neither Michael nor my nonna would notice, but I think it was too late. I was smiling like a fool in front of everyone, like a typical teenager. I just wanted to disappear.

Mrs. Amber and her child Denver thanked us for the visit and the reading saying, “Guys, you are great and you make a very good couple”. I only gave a half smile, while Michael thanked her. After leaving the hospital, Michael put his arm on my shoulders and said:

“You see Braids, you and I are good at something,” and then he went to the car.

I also got into the car without looking at him, my nonna in the middle of the two of us and she took our hands, joined them and said:

“Thanks guys, it was quite a nice thing to read for those small children. We brought them magic, love and joy, and that is the most important thing. That is the miracle of Christmas that is permeating our hearts.” My nonna had a very sweet way of expressing herself. I had already forgotten her betrayal and now I understood that everything was for the good of these small children. I have the privilege of spending Christmas with my family, but many will not be able to do so.

My nonna gave us some cookies, and Michael said he had never tasted such delicious cookies, and that he felt a tingling in his throat every time he swallowed. My nonna replied that this was the magic of Christmas cookies – that each person experienced them differently because they gave each one what they needed.

When we arrived home, my nonna invited Michael to a cup of chocolate, which he gladly accepted, and I oddly liked the idea. I do not know myself really, a few hours ago I didn’t even want to think about him, and now he seemed like a nice guy. It must be the hormones that made me change my mind so quickly. Well, it’s understandable. I am in that conflicting and emotionally changing age. If you are fifteen, you know what I mean.

We stood in front of the fireplace and my nonna brought us the delicious cups of foamy chocolate with cinnamon. We were talking about my father’s travels, and nonna told us her stories in Italy, and my mother joined in as usual (like she always did), as a CIA agent in action, but less intensely. I think she also liked Michael, but just like me, she didn’t want to admit it.

Suddenly night came and Michael excused himself to leave. I wanted him to stay. Really! What’s happening to me? Lily Brentano Di Angelo, who could understand you, she wondered. Michael asked me if I could accompany him to the gate, to which I gladly accepted. Hormones, cut it out, you’re betraying me. We reached the gate, and we were still enjoying the Christmas cookies, when Michael took my hands and said:

“Thank you, Lily, I have had a wonderful afternoon with your family, especially with you.” My legs trembled. In that moment, Michael held me in his arms and kissed me on the cheek. All of a sudden, my survival instinct, or I don’t know what, made me react, and I slapped him on the face. He stared at me perplexed by what I had just done. My nonna and my mom were peeking out the window, and my mother, with a cry of triumph, exclaimed: “That’s my daughter!”

Then, Michael, while I was finishing the last bite of magic Christmas cookies, gave me a sweet and wonderful kiss on the lips, and my nonna said: “That is my neighbor.”

I was stunned, and I only felt bits of cookies and his delicate lips on mine. Then he looked at me and asked,

“Lily Brentano Di Angelo, do you want to be my girlfriend?” With a silly smile on my face, I answered, “Yes.” What? You said yes, Lily? Don’t trust yourself, it’s your hormones, I repeated to myself. But there was something that wouldn’t let me say a word; those blue eyes, that wonderful smile. Michael came close again and gave me a kiss on the forehead and said, “It was the most delicious kiss ever, with a Christmas cookie flavor.” He turned around and went home.

I stood like a snowman stuck to the ground, unable to move and didn’t understand what had happened. My nonna came out to me, gave me a hug and whispered in my ear, “Now you believe in the miracle of Christmas cookies.” I looked at her and said, “Nonna, I think your cookies are magical, and today they made several miracles, not only for me but for everyone who tasted them. Thanks. Nonna, today I have learned many good and magical things thanks to you.”

I think that’s enough for today. I just wanted to tell you why Christmas cookies are so special for me, and how we are sometimes wrong about other people. Christmas is a time to love, a time to forgive, a time to face changes and new opportunities. Let yourself feel the spirit of Christmas. I invite you to make this delicious Christmas cookie recipe by my nonna.

As for Michael, we’re still together, but I’ll tell you about that another time.

Merry Christmas everyone

La Abertura de Los Vórtices

Faltan doce horas para el inicio del mes de diciembre y las Grandes Montañas Humeantes están en movimiento para la abertura de los vórtices. Los Devas, las hadas, el Señor del Viento, la reina de las hadas Shampillon están con el Espíritu de la Navidad, todos preparados para el canto Sagrado. Este canto activa  la llave y el cerrojo de las puertas de los Vórtices en las Montañas Humeantes.

Oso Pardo el Jefe Cherokee enciende la fogata y se escucha aullar a la manada de lobos, invitando al silencio musical. Cuando el silencio se hace profundo, los grillos comienzan a cantar anunciando el Canto Sagrado. Shampillon enciende las lámparas y sus hadas entonan el mantran “M” en la nota musical Sí bemol y en la frecuencia 432 Hz., que es la frecuencia original de la Madre Naturaleza.

La Estrella Lupus se alinea para unirse a la Fuerza que ayudará a abrir los Vórtices, y Mister Black y los demás miembros de la Asamblea acompañan en profundo silencio para que toda la Fuerza de la Montaña fluya correctamente.

El Espíritu de la Navidad frota sus manos con polvo de Estrellas y luces de la Aurora Boreal, toma su vara Mágica y la extiende en dirección a las puertas de los Vórtices cantando:

Vosmet aperire portas et imperium viribus per Noe

Noe conversus est vis

Noe Noe Noe

El coro de hadas repetía una y otra vez en una nota musical más elevada, y se sentía en el ambiente cómo toda la naturaleza comenzaba a vibrar.

Las llaves mágicas aparecieron en un pestañear de Estrellas y se introdujeron en el cerrojo, giraron y las puertas comenzaron a abrirse. Una vez abiertas, una luz dorada comenzó a girar en el centro de las puertas. Giraba de derecha a izquierda, como las manecillas del reloj, señal de que el tiempo comenzaba a transcurrir. Y cuando esta luz dejaba de girar, las puertas se volvían a cerrar.

El Espíritu de la Navidad habló al hada Eirny, quien estaba con Shampillon, y le dijo que ahora todo estaba en sus manos.

El hada Eirny debía regresar a la casa de Lily junto con el Unicornio azul llevando polvo de estrellas fugaces. Lily aguardaba con paciencia la visita del Hada Eirny.

Lily se quedó dormida en la biblioteca leyendo la recopilación de las hadas de Islandia escrita por su padre, y entre sueños escuchó el aleteo del Unicornio azul. Ella se movió lentamente porque no quería despertar de ese sueño. Sin embargo, no era un sueño, todo lo que estaba viendo era ahí mismo, en este mundo físico.

El hada Eirny saludó a Lily y le presentó a Antares, el Unicornio azul. Antares saludó a Lily en un perfecto español, y esta, al oírlo, quedó muy sorprendida y le dijo al hada:

––¡Me está hablando! ––el hada Eirny sonrió ante la sorpresa de Lily y le dijo:

––Lily, esto no es nada, de ahora en más, te esperan grandes aventuras. Unas buenas y otras no tan buenas, pero todo esto es parte del trabajo, para que siga habiendo Magia y Amor.

El Unicornio azul se sacudió, y todo el polvo de estrellas cayó sobre la alfombra de la biblioteca, pero mágicamente fue elevándose del suelo y comenzó a unirse y a entrar en una bolsa de mano que tenía Lily sobre el escritorio de su padre. La bolsa se cerró, almacenando en su interior el polvo de estrellas.

El hada Eirny dio las indicaciones a Lily sobre cómo debía realizar su primer viaje a través de las puertas de los Vórtices. Ella se colocó la bolsa que contenía el polvo de estrellas y se montó sobre Antares para ir hasta las Montañas Humeantes. El hada Eirny los guiaba encendiendo su lámpara.

Al llegar ante las puertas de los Vórtices, todos los presentes saludaron a Lily, anhelándole un buen viaje. Oso Pardo, el Jefe Cherokee, le entregó la pluma del Águila Lavu para protegerse de los peligros; Shampillon le dio la lámpara Alim para alumbrar su camino; y El Espíritu de la Navidad, junto con el Señor del Viento, le dieron Ráfagas del Viento Sur para que cada vez que necesitara volar más rápido, pudiera hacerlo con esas ráfagas.

Lily colocó todos los elementos en su bolsa, que era de color naranja, ya que según el Hada Eirny, el color naranja vibra en sintonía con el Sol.

––Antes de partir ––dijo Randall, el Deva de las aguas de las Montañas Humeantes––, coge esta botella de agua que nunca se acaba. Cada vez que la termines, vuelve a llenarse. Sin agua, no hay vida, y la necesitarás.

Lily, a pesar de sentirse acompañada y ayudada, abrigaba un leve temor por todo lo que le esperaba. Su padre le estuvo dando indicaciones sobre los viajes, al igual que cada uno de los presentes en la Asamblea anterior. Pero aun así, lo nuevo, lo inesperado, provocaba en ella una confusión de sentimientos, no obstante, hacía lo posible para que nadie lo notase.

––Es hora ––dijo el hada Eirny. El Gran Muriak, Guardián de las Puertas de los Vórtices, dio su permiso y las dos se colocaron frente a una de las puertas. Lily vio cómo la luz giraba cada vez con más fuerza, y sintió cómo todo su cuerpo temblaba. El hada Eirny le dijo:

––Sígueme ––y esta entró por la puerta. Lily dejó de ver al hada, miró a su alrededor, y los presentes la miraron esperando que diera el paso hacia la puerta. Con las piernas temblorosas y sus manos sujetando fuertemente su bolsa naranja, Lily dio un salto y atravesó la puerta.

 Comenzó a sentir cómo una gran aspiradora atraía su cuerpo, y en esos momentos gritó:

––Hada Eirny, hada Eirny, ¿dónde estás? ––y el hada respondió a los lejos:

––Aquí, aquí, enciende la lámpara Alim ––Lily sacó la lámpara de la bolsa y la encendió. Todo brillaba a su alrededor como piedras luminosas mientras era succionada por una gran aspiradora, o al menos, eso pensaba Lily.

Lily comenzó a ser succionada con más fuerza, y comenzó a gritar:

––¡Ayudaaaa, ayudaaaa! ––y luego, en un pestañear de Estrellas, sintió cómo alguien la sujetaba entre sus brazos. Ella colocó la lámpara para observar mejor, y vio que un chico la saludaba con una sonrisa.

––¿Quién eres? ––preguntó la niña asombrada. Y él respondió:

––Soy Unai, el guerrero de la Península Ibérica. Seré tu protector junto con el hada Eirny. Sujétate Lily, estamos llegando ––ella se sintió caer con más fuerza y suplicó ayuda de nuevo:

––¡¡¡Hada Eirny!!!

El hada Eirny, junto con el guerrero Unai, la sostuvieron y lograron que se posara suavemente en el suelo. Lily, después de tremenda aventura, se acomodó la ropa y su bolsa, y echó una mirada a su alrededor. Contempló un bosque desconocido que a la vez le era un poco familiar. El hada Eirny le dijo a Lily y a Unai:

––¡¡¡Bienvenidos a mi Hogar, estamos en Islandia!!! ––Lily no podía creer lo que había pasado. Hacía algunos minutos estaba en las Montañas Humeantes y ahora en Islandia.

––¿Hemos viajado en el tiempo?

––No, Lily ––repuso el hada––. Hemos viajado a través del tiempo. Vamos, debemos de darnos prisa. Nos esperan.

Unai cogió la mano de Lily y comenzaron a caminar adentrándose en el bosque cercano a la cascada de Gullfoss, en las tierras de los Huldufolk. ¿Qué peligros y aventuras les aguardarían allí?

 

Asamblea en las Montañas Humeantes

El Hada Eirny llegó a tiempo para la Asamblea, ya comparecían todos los convocados: Sam Wolf y la manada de Lobos del sur; Míster Black y los Oseznos del norte; Shampillòn, el Hada Reina del Bosque de las Montañas Humeantes; Oso Pardo, el Jefe Cherokee Guardián de las Reservas Milenarias; Baràn, el Deva de los Árboles Milenarios; Randall, el Deva de las aguas de las Montañas Humeantes; y el Gran Muriak, El Guardián de las Puertas de los Vórtices.

Sam Wolf dio inicio a la Asamblea:

––Hermanos, una vez más nos hemos reunido para cuidar que nuestra Misión aquí, en este universo, sea cumplida. Para continuar con nuestras tradiciones y ayudar a que La Magia y el Amor no se pierdan. Se acerca la temporada en que las puertas de los Vórtices comenzarán a abrirse y sólo se permitirá pasar a través de ellas a quienes estén preparados. Hoy nos acompaña el Hada Eirny, Guardiana y Protectora de la Magia Hundulfolk, que ha llegado a través del Vórtice de Centennial Park.

El Hada Eirny se colocó en medio de los presentes, encendió su luz dorada y se dirigió a ellos:

––Hermanos, hoy he conversado con la Nueva Viajera de los Vórtices, esta vez hemos encontrado las tres virtudes reunidas en una sola persona. Como sabrán, su nombre es Lily y tiene la herencia de su Padre: la Escritura. Además, fue bendecida con la voz de la Narradora, y estoy aquí para que desarrolle la virtud de ser Viajera de los Vórtices, para que viva la Magia y Escriba acerca de ella, para que la transmita, Narrándolas. Lily puede volar conscientemente por el mundo de los Sueños, y lo está haciendo muy bien. He hablado con Ali y Hassan, ellos se encargarán de Guiarla.

Míster Black preguntó a Oso Pardo si ya conversó con Lily sobre los Misterios de las Montañas Humeantes, él respondió que aún no, pero que la ha visto sobre los Humeantes de las Montañas. Míster Black no entendió a qué se refería Oso Pardo. Lily, todas las mañanas antes del amanecer, saluda al Sol y se eleva con los Humeantes, es decir, que el Espíritu de las Montañas se manifiesta a través de las neblinas y ella lo percibe. Aunque aún no lo entiende, lo ha heredado todo de su Padre.

El Gran Muriak intervino y se dirigió a la Asamblea:

––Nos quedan pocos días antes de que comience diciembre y El Espíritu de la Navidad abra los siete Vórtices en Tennessee. Debemos prepararnos porque hay mucho por hacer.

El Hada Eirny consultó con la Asamblea cuál era el siguiente paso a seguir, y Shampillòn respondió:

––Cada uno de nosotros deberá transmitirle sus experiencias, sus conocimientos, para que su labor sea más fácil, aún es una niña. Oso Pardo, tú serás el primero, Sam Wolf y Míster Black te acompañarán en esta Misión. Puedes informar al Padre de Lily.

Encendieron la fogata para que los Antiguos Espíritus de las Montañas Humeantes bendijeran esta Misión. Shampillòn y las Hadas del Bosque cantaron el Himno de la Hermandad. Muriak quedó reflexionando en cada palabra del Sagrado Canto:

Enciende la llama del Amor en tu corazón, despierta tu Alma hacia la luz.

Vuela con alas de Águilas a las Cumbres más altas para llegar al Sol, que es tu Padre, que esperando está con los brazos abiertos.

Vuela en busca de tú libertad, pero al estar libre, no olvides a los demás.

Vuela libre y no dejes de Volar…

Shampillòn encendió las lámparas de cada una de las Hadas, y en un abrir y cerrar de ojos, todo el bosque quedó iluminado. Muriak vio cómo de las llamas de la fogatas salían pequeñas luces para danzar alrededor del bosque, pero no quemaban las hojas. ¡Eran los elementales del Fuego, Guiados por los Espíritus del bosque para dar Fuerza y Luz!

Una vez concluida la danza, los presentes se reunieron alrededor del Fuego y  Sellaron el Pacto de la Nueva Misión. En esos momentos, la Estrella Lupus estaba alineada sobre las Montañas Humeantes, Brya envió un rayo de luz hacia el Bosque de las Hadas.

El Hada Eirny se despidió y regresó a Islandia por el Vórtice de Centennial Park, los demás regresaron a sus respectivos Hogares.

Esa noche, las Montañas Humeantes recobraron la Magia nuevamente, y todo el Bosque Vibraba en la misma Nota Musical.

El Hada Eirny

La Noche anterior, Lily se había sumergido en el mundo Mágico de las hadas con la recopilación de su Padre. Esa noche fue intensa con todo lo que su Madre le relató, no pudo volar con Alí y Hassan, su corazón estaba agitado y lleno de emociones, que como un remolino de sensaciones Mágicas, iban adueñándose de todo su Ser.

A la mañana siguiente, Lily se despertó muy temprano, como siempre, para poder contemplar los primeros rayos del Sol, y así poder saludarlo y dar las Gracias a Dios por el nuevo día; y como todos los días, llevaba la piedrecita blanca y la acercaba a su corazón para saludar a Matthew y Brya.

Luego del desayuno, Lily se dispuso a salir con su Padre a la ciudad. Iban a la Biblioteca Pública de Nashville.

Lily amaba acompañar a su Padre los sábados cuando este se reunía con el Director de la Biblioteca, el señor Oliver. El “Hermoso, Fantástico y Mágico” Edificio, como así describía Lily a la Biblioteca. Ella decía además que allí se “Respiraba Magia”.

Mientras su Padre se reunía con el señor Oliver, Lily recorría la Biblioteca. Amaba ese olor a “Libro Vivo” como ella decía. Esta vez fue a buscar libros que hablaran de los Huldufólk. Había tantos que no sabía cuál escoger, fue hojeando uno tras otro, y deteniéndose en cada ilustración de Hadas, Duendes, Gnomos, Elfos y los Grandes Dioses…

Las dos horas se pasaron en un chasquido de estrellas, aunque al mismo tiempo parecía que el Tiempo se hubiera detenido para Lily. El Padre de Lily se le acercó acompañado del señor Oliver, el cual le saludó con una sonrisa a Lily. Ella como siempre le correspondió con el saludo y una sonrisa Llena de Luz y Magia, que hacían resaltar esas hermosas pecas marrones en su tez morena clara.

De regreso a casa se detuvieron para comprar unas galletas de Christie Cookie Co. ¡La especialidad del mes de noviembre eran galletas de chocolate blanco con cerezas! A Lily le encantaban esas galletas, decía que sabían a “Cuentos de Hadas” y cada bocado era un dulce abrazo de Alas Magicas. Lily llegó a la casa con “Muchas Novedades” para su Madre.

Luego de “ponerse al día” con su Madre, Lily salió al jardín a ver las hermosas nubes. Hacia un día espléndido, pero de vez en cuando la Diosa Minerva moldeaba las nubes y a ella le gustaba imaginar “cuál sería el mensaje”. Lily decidió acostarse en el pasto verde y seguir observando las nubes, cuando de repente, oyó una dulce canción. Miró a ambos lados y no vio a nadie, y continuó observando el Cielo azul. Nuevamente escuchó una dulce voz cantando: “Vuela como un ave, abre tu alas y no dejes de volar, sigue el arcoíris que te llevará a nuevos lugares Mágicos y de Color”. 

Lily se levantó suavemente y preguntó:

––¿Quién eres? ¿Dónde estás? ––cerca de los hermosos rosales y a un lado de unos hongos cabeza roja, se oyó una dulce voz que respondía:

––Soy yo, estoy aquí abajo, entre los rosales ––Lily dirigió su mirada hacia los rosales, y vio una pequeña figura vestida de verde con unas alitas doradas transparentes. Se puso de cuclillas y le saludó:

––¡Buenos Días! ––y el Hada respondió:

––¡Buenos Días, Lily! ––Lily se quedó sorprendida. ¿Cómo sabía su nombre? El hada le respondió:

––Soy Eirny, tu hada Protectora, estaré contigo, guiándote en el aprendizaje de tus Mágicos Viajes.

––¿Mis Mágicos Viajes? ––preguntó Lily.

––¡Sí! ––respondió el Hada “Eirny”.

––¿Al mundo de los Sueños? ––preguntó Lily. Y el Hada le respondió:

––No, será un viaje muy diferente. Viajaremos a través de Los Vórtices del Tiempo y el Espacio ––Lily no podía entender a qué se refería el Hada, y esta, viendo su expresión en el rostro, le dijo:

––No te preocupes lo harás de a poco, como lo hicieron tu Padre y tu Abuelo ––Lily se quedó aún más intrigada, y no podía salir de su asombro––. No te preocupes, “Todo a su Tiempo y  en el Preciso Tiempo”.

––¿Y eso qué significa?

––Que así como tu Padre y tu Abuelo lo lograron, tú también lo harás.

––Hada Eirny, de dónde vienes ––y esta le respondió.

––Del Vórtice que lleva a Islandia.

––¿Adónde? ––preguntó muy sorprendida Lily. 

––A Islandia, Lily, la tierra Mágica de los Huldufólk, ¿no lo recuerdas? ––Lily cayó en la cuenta y dio un salto para comprobar si estaba soñando, pero no flotó, señal de que no estaba soñando.

El Hada Eirny le relató que vivía en un bosque cerca de las Cascadas Gullfoss, y que allí había un Vórtice que conecta con el “Centennial Park”. Lily dijo en ese momento:

––¿Donde está El Partenón de la Diosa Minerva?

––¡Sí! Allí mismo ––le confirmó el Hada Eirny––. Los Huldufólk queremos que te prepares para esos viajes. En tres días volveré con el Unicornio Azul y te traeremos Polvo de Estrellas para tus Viajes. Ahora debo partir, tenemos una Asamblea de las Hadas del Bosque con Mister Black y Sam Wolf en las Montañas Humeantes, ya voy retrasada ––en esos momentos el Hada Eirny sacudió sus alitas, y en un titilar de Estrellas desapareció.

Lily se quedó reflexionando unos minutos en todo lo que había sucedido, y mirando a las nubes susurró: “Matthew, me esperan grandes aventuras. Me hubiera gustado que estuvieses aquí”. Dio un suspiro y comenzó a tararear la canción del Hada: “Vuela como un ave, abre tus alas y no dejes de volar…” Y se dirigió a su habitación para buscar el Libro de su Padre sobre las Hadas.

Por un momento quedó absorbida por ese Mundo Misterioso y Mágico, y en su Mente y en su Corazón resonaban las palabras del Hada Eirny:

-“Todo a su Tiempo y en el preciso Tiempo”…

La Magia de los libros

Los días sucesivos a la despedida de Matthew fueron de cambios para Lily, aunque Matthew conversaba con Lily cada tres días, o solo los fines de semana, ahora serían menos las veces que podrían conversar, o esperar alguna correspondencia.

Era viernes y Lily fue a conversar con su Madre después de haber visto un Hermoso y Mágico atardecer…

—Mamá tengo que decirte algo —dijo Lily.

—Sí, pequeña —respondió ella.

—Es que últimamente me están ocurriendo algunas cosas diferentes, y creo que a otros niños no les sucede lo mismo.

—A ver, pequeña, explícamelo mejor.

—Es que desde que Papá me llevó a su Biblioteca, me están ocurriendo algunas cosas diferentes. Escucho voces de los libros, veo hadas en el jardín, una ardilla me habló y la pude entender, en el limonero, en las noches, hay unas pequeñas luces y puedo escuchar sus risitas y cómo juegan entre ellas; en el cerezo del jardín hay una puerta pequeña que lleva a un camino de piedrecita blancas, y al final, hay una hermosa casita de Gnomos. Incluso he visto toda la casita por dentro Mamá.

—¿Qué me está sucediendo, Mamá? —preguntó Lily.

—Ven aquí, pequeña —le dijo su Madre y la abrazó—. Eres “Mi Princesa de los Sueños de Estrellas”, tienes el “Don” de tu Padre. Esa Magia, esa Luz que tienes dentro, la heredaste de tu Padre… Te contaré una hermosa historia, de un niño que quería Salvar el Mundo, quería ayudar a todos, era muy dinámico, sonriente y con mucha energía. Desde pequeño veía Dragones voladores, Estrellas Fugaces sonrientes, Hadas del Bosque, y una vez, vio cómo un Unicornio Azul descendió al jardín y le traía Polvo de Estrellas. Ese niño, cada vez que Leía un Libro podía ver a los personajes, y además podía ver al Escritor del Libro, cómo dejaba en cada palabra una Luz amarilla. La Luz que lleva al “Entendimiento” de las cosas de los Mundos Mágicos, ese niño, mi pequeña Lily, es ahora tu Padre.

Lily abrió los ojos de par en par y dio un salto para saber si estaba soñando, porque si estaba en el mundo de los sueños, flotaría. ¡Pero no! Estaba en este mundo tridimensional y no pudo flotar. Como ella solía decir cuando sus mejillas se tornaban más rosáceas, y quería saber más acerca de todo: “me subió la llama de la emoción”.

Su Madre le explicó que todavía su Padre tiene Polvo de Estrellas y que dos veces al año viene el Unicornio Azul a verlo.

A Lily le brillaban los ojos de la emoción de saber que tenía la herencia pérdida de su Padre. Además, su Madre le explicó que Los Escritores y Narradores, todos tienen la Magia de las Estrellas, que poseerla es una Gracia De Dios, y que está en cada de uno de ellos saber utilizar ese “Don del Cielo” para ayudar a los demás.

Lily cada vez quedaba más cautivada por todo lo que su Madre le iba diciendo, y tenía tantas preguntas por hacer… Su Madre continuó diciendo:

—Tu Padre te irá transmitiendo poco a poco sus “Conocimientos”, es de una “Gran Responsabilidad” ser un Escritor o Narrador. Requiere de una “Dedicación” a la Gran Sabiduría de las Estrellas. Desde hace milenios han venido a la humanidad para ayudarnos a no caer en el olvido.

Lily preguntó:

—¿Qué es caer en el olvido?

—Caer en el olvido es perder el Camino que nos lleva a Liberar la Luz que tenemos dentro —dijo su Madre—, a no perder el Amor y la Magia que nos puede Conducir al Verdadero Conocimiento.

Lily estaba extasiada con las palabras de su Madre, y esta continuó diciendo:

—Lily, debes entender que es de mucha responsabilidad ser un Escritor de Libros o un Narrador de Cuentos, lo que se transmite y cómo se hace dependerá de cómo llegará a los demás el Amor y la Magia.

—¡¡¡Pero Mamá!!! ¡¡¡Aún soy una niña!!! ¿Cómo lo haré?

Su madre le respondió:

—Todo a su tiempo, pequeña, aunque no lo creas, ya estás preparada.

Lily respondió:

—Mamá tengo mucho que aprender…

—Lo harás todo muy bien, Lily, tienes la Magia, la Luz y el Amor. Y los irás desarrollando cada vez más.

—Gracias Mamá —dijo Lily, y fue a la Biblioteca de su Padre para poder asimilar todo lo que su Madre le había transmitido.

Entrar a la Biblioteca era como entrar al Mundo de los Huldufólk, todo cobraba vida, y Lily lo sentía, lo veía y lo vivía.

Fue al escritorio de su Padre y tomó un libro que estaba apilado en la mesa. Lo tomó en sus manos, era una recopilación que su Padre había hecho hacía algunos años: Las Hadas en Islandia. ¿Qué traería este nuevo libro para Lily? ¿Adónde la llevaría? ¿Se subiría al Carro Mágico para volar hacia unas Nuevas Aventuras?

Lily comenzó a hojear el libro y a sumirse en un mundo Fantástico de Hadas y luces de Estrellas…

 

 

 

 

Adiós, Matthew, te veré en mis sueños…

Los días sucesivos a la Gran Aventura de Lily fueron intensos. Después de cenar, Lily pedía a sus Padres poder quedarse a leer en la biblioteca, aunque solo le dejaban una hora cada noche. Lily disfrutaba cada minuto, cada segundo de esa Magia de Shahrazad, la Princesa cuentacuentos.

El padre de Lily le había dicho que Shahrazad tenía una Magia única, y una voz tan dulce para narrar cuentos que impregnaba con esa Magia a todo el que abría su corazón. Lily quería ser una narradora de Cuentos Mágicos y poder así llegar a todos los corazones faltos de Magia y Amor. Una hora no era suficiente para Lily, pero debía resignarse y obedecer a sus Padres.

El día miércoles sonó el teléfono cuando Lily estaba con sus Padres cenando. Era el Padre de Matthew, que llamaba para avisar de que saldrían de viaje a Sudamérica. El Padre de Lily preguntó:

-¿Por cuánto tiempo? -y él respondió que entre uno y dos años. Ellos siguieron conversando, y al final, el Padre de Lily le dijo que pronto se verían.

El Padre de Lily le relató a Lily todo lo ocurrido, y también que había quedado con el Padre de Matthew para ir a Salt Lake City y despedirse de toda la familia. Lily se quedó en silencio, y su Madre, percibiendo su tristeza, le dijo:

-Lily, los grandes Amigos son para siempre. Deberías estar feliz por Matthew, que podrá acompañar a sus padres en esta labor tan hermosa de ayudar a los demás, además, no importa donde estén cada uno, ni a qué distancia, los corazones siempre están unidos por la Magia.

-Gracias Mamá -dijo Lily, y esa noche no quiso ir a la biblioteca, prefirió ir al jardín y buscar la Estrella de Matthew y la Estrella Lupus, para estar cerca de sus mejores amigos.

Los días fueron transcurriendo y se acercaba la partida de Matthew y su familia. Era viernes y el Padre de Lily le dijo que partirían en la mañana, tomarían el primer vuelo a Salt Lake City, y llegarían a tiempo para despedirse de Matthew y sus Padres.

Lily y su Padre se despidieron de la Madre de Lily. De camino al aeropuerto, Lily le pidió pasar por una librería porque le quería obsequiar un libro a Matthew. Cuando Lily entró a la librería, dio un paseo rápido por las estanterías y encontró el que ella buscaba cerca de los libros más Mágicos de la Tierra, hoy no hablaremos de ellos, pero ya nos ocuparemos en el tiempo preciso…

Nuevamente, camino al aeropuerto, Lily estaba entusiasmada con la sorpresa para Matthew. El vuelo de Nashville a Salt Lake City demoraba tres horas. Dentro del avión, Lily no dejaba de observar las nubes espléndidamente blancas y con toques de arcoíris por los rayos del sol de la mañana.

-¡Son hermosas! ¿Verdad, Papá? -dijo Lily.

-¡Sí, pequeña! Son mágicamente hermosas…

El Padre de Lily le relató cuando estuvo en Grecia, allí leyó que las nubes toman formas diferentes porque la Diosa Minerva las moldea con sus manos para dar un mensaje a su pueblo.

-¿Sí, Papá?

-Sí, mi pequeña, todo es posible mientras creas en ello -y Lily se sumergió en esos momentos en un mundo mágico de Nubes Blancas, Hadas, Unicornios y Dragones.

Las tres horas de vuelo llegaron a su fin, y todo estaba yendo tal cual se había planeado. Al salir del aeropuerto tomaron un taxi que los llevaría a Pioneer Park, donde Los Padres de Matthew los aguardaban para luego ir a desayunar al Bruges Waffles & Frites.

Llegaron al parque, y el reencuentro fue Maravillosamente Especial, ¿cómo no serlo? ¡¡¡Dos Amigos que vienen juntos desde las Estrellas, se volvían a ver!!! Después de los saludos eufóricos entre Lily y Matthew, se marcharon a desayunar. En el trayecto, Lily le relataba a Matthew todo. Y con lujo de detalles. Todo lo ocurrido desde su partida de Nashville. Matthew no se perdió ninguno de los detalles del relato de Lily, y además, esta lo relataba con tanta emoción, que era difícil no prestarle atención. Para el desayuno pidieron waffles de vainilla con una bola de helado y baño de chocolate, y con trozos de fresas. Entre risas, relatos y bromas pasó el tiempo, aunque parecía que para los niños no había tiempo ni espacio, era solo ese momento Mágico con Polvo de Estrellas.

Llegó el momento de ir al aeropuerto porque el vuelo a Sudamérica partía en tres horas. En el coche, las risas y bromas continuaban, a Lily y Matthew les encantaba cantar en portugués, y lo hacían muy bien. Así, llegaron al aeropuerto y se dispusieron a poner todo en orden hasta la partida del avión. Ya antes de abordar, el Padre de Lily le dijo que era el momento de la despedida, y los dos niños se miraron en silencio y se dieron un Gran Abrazo, esos abrazos que llegan al Alma… Lily recordó el obsequio que había comprado para Matthew y se lo entregó. Matthew desenvolvió el regalo, y descubrió con sorpresa el libro de “Las Mil y Una Noches”. Matthew se lo agradeció a Lily con un abrazo tan fuerte, que Lily le dijo:

-¡Matthew, me estás ahogando! -y los dos se echaron a reír. Matthew miró a Lily y le dijo:

-Ha sido el mejor regalo que he recibido, cada vez que lo lea me acordaré de ti, eres mi mejor amiga, eres muy especial. ¡No cambies! -y Lily le respondió:

-¡Para que vivas Mil y Una Aventuras! -en esos momentos se oyó la última llamada para la partida. Los Padres de Matthew se despidieron de Lily y su Padre, y se dirigieron al embarque. Antes de que Matthew pudiera perderse de la mirada de Lily, esta le gritó:

-¡Matthew, “Te Veré en Mis Sueños”! -y él le respondio:

-¡”Volaré como Un Dragón”!

Lily se quedó observando la puerta de embarque por unos minutos, y su Padre se acercó y le dijo:

-Vamos, pequeña -pero ella le pidió unos minutos más.

-Por favor, Papá, solo unos minutos más -Lily se secó las lágrimas y le dijo a su Padre-: ¡Estoy lista para partir! -el Padre le dijo a Lily:

-Tendrás mucho para contarle a Mamá.

-¡Sí, Las Mil y Una Aventuras de Lily! -y los dos soltaron una risa. Aunque Lily tenía en su corazón la tristeza de la partida de su mejor amigo. Luego miró a la nubes y susurró: “Matthew te buscaré entre las Estrellas…”

 

 

 

 

Un viaje muy Especial

Los días fueron pasando muy lentamente para Lily, extrañaba mucho a su mejor amiga peluda. Ya habían pasado ocho días del viaje a las estrellas de Brya.

Hoy era viernes y Lily llegó muy silenciosa de la escuela, saludó a su Madre y le dijo que estaría en el jardín. El atardecer estaba hermoso con los arreboles naranjas, amarillos, rosados, violetas… y todo le hacía recordar a Brya. Fueron muchos años de complicidad en las aventuras, en sus sueños, en sus lecturas. Brya disfrutaba cuando Lily le leía algún libro.

La Madre de Lily la llamó para la cena. El Padre de Lily había llegado justo a tiempo, saludó a su pequeña y le pregunto cómo había ido su día. Lily le respondió lo que había sucedido con todos los detalles.

El Padre de Lily amaba escucharla porque lo hacía con mucho énfasis y energía, y describía cada suceso con tantos gestos y miradas, que casi le faltaban brazos para describirlo todo. Era muy elocuente contando sus cosas.

Esa noche, el Padre de Lily la llevó a su biblioteca. “Un Maravilloso Mundo”, decía Lily cuando describía la biblioteca de su Padre desde que era bien pequeña.

—Hoy te mostrare unos de mis libros favoritos —y sacó del tercer estante de la derecha, frente a su escritorio, un libro grande y de muchas páginas. Era el libro de “Las Mil y una Noches”. Lily abrió los ojos y la boca por la gran sorpresa, y quedó fascinada con el libro. Le pidió permiso a su Padre para poder quedarse en la biblioteca y poder leerlo. Su Padre la autorizó y Lily le dio un abrazo y dijo:

—¡Gracias Papa, por todo lo que me das!

—Te lo mereces, pequeña. Le diré a tu Madre que no se preocupe, que, por hoy, subirás más tarde. Pero no te entusiasmes, te conozco, pequeña, una página luego se convierte en diez, veinte o veinticinco, y mañana debes ir a la escuela.

—No te preocupes, Papa.

Cuando Lily se quedó sola, abrió el maravilloso libro y comenzó leyendo una, dos, tres páginas, y fue adentrándose en un Mundo Mágico, nuevo y desconocido…

Fueron pasando los minutos y Lily comenzó a sentirse cansada. Cerró los ojos por un momento y se quedó dulcemente dormida en el sillón de la biblioteca. El libro se quedó abierto sobre su pecho y una luz de hadas la rodeó y acompañó al mundo de los sueños. De repente, se oyó un estruendo. El libro se había caído sobre la alfombra y Lily seguía durmiendo. Pasaron algunos minutos y  se oyeron unas risas, y a continuación, unas voces que repetían: “¡Lily! ¡Lily! ¡Despierta! ¡Abre los ojos, estamos aquí!”. En ese momento, Lily abrió los ojos y miró hacia el libro que estaba sobre la alfombra. De repente se vio una luz blanca que salió del libro y se oyó nuevamente: “¡Lily!”, y del libro salieron dos niños vestidos de blanco y con zapatos de punta de color marrón. Dijeron:

—¡Hola Lily! Somos Alí y Hassam, hemos venido de la tierra del Nunca Jamás para llevarte a un Gran Viaje —Lily no podía creer todo lo que estaba sucediendo, pero saludó a los niños con una sonrisa.

—¿Estás preparada? Debemos partir.

—¿Partir? ¿Ahora? ¿Cómo? ¿Y mis Padres? —entonces Hassam se le acercó y le dijo:

—Mira hacia el sillón —Lily le obedeció y vio cómo su cuerpo seguía en el sillón, aunque al mismo tiempo ella estaba allí, hablando con los niños. Alí le dijo:

—Estás en el mundo de los sueños. Para que te des cuenta, salta y verás que puedes flotar —Lily dio un salto y quedó flotando, y era tanta su alegría y sorpresa que decía:

—¡Puedo volar! —y comenzó a reír y a dar vueltas alrededor de la biblioteca. Alí y Hassam le decían al unísono:

—¡Para, Lily, para! —esta se quedó quieta un momento y les dijo:

—¿Y ahora qué hacemos? —los niños le respondieron:

—Te llevaremos a dar un paseo. Esta vez será un poco corto, pero la próxima oportunidad iremos por más tiempo. Debes acostumbrarte primero —Lily asintió con la cabeza y los tres niños dieron un salto y entraron dentro del libro. Todo era Fantástico, fueron volando por lugares maravillosos, por las Tierras Mágicas de Aladino y La Ciudad de Bronce; y se encontraron con La Reina de las Aves y con Alí Babá. Cada lugar era un mundo diferente donde los animales hablan nuestra lengua, y donde hay personas de todos los tamaños, desde la más pequeña hasta  los gigantes, los Guardianes de los templos Mágicos… en fin, Lily quedó tan prendada por tanta Magia que no podía articular ni una palabra. Así, pasaron las horas de lo que parecería que fueron días para Lily. Era tanto y todo tan único y especial, que no quería regresar a su casa. Sin embargo, los niños le dijeron que era hora de regresar, y Lily asintió con la cabeza, se quedó un momento en silencio y preguntó:

—¿Puedo volar a cualquier lugar? —ellos respondieron que sí.

—En el mundo de los sueños, todo es posible. Puedes ver el pasado, el presente y el futuro. ¿Quieres ir a un lugar especial? —preguntaron los niños, y ella dijo:

—Quiero ver a Matthew.

—Entonces, para allá vamos —y los tres niños se tomaron de la mano y en menos de un destello de luz, estaban dentro de la habitación de Matthew. Era un lugar muy especial, tal cual Matthew se lo había descrito. Con su colección de libros, sus gorras, sus recuerdos de todos los lugares que había visitado… Matthew estaba dormido en su cama y Lily quiso llamarlo, pero los niños le dijeron que no lo hiciera, que ya debían regresar. Entonces, Lily se acercó a Matthew, le dio un beso en la mejilla, y le susurró al oído: “te veré en mis sueños”.

Los tres niños regresaron a la biblioteca, y Lily se despidió de Alí y Hassam, y estos, en un abrir y cerrar de ojos, se metieron nuevamente dentro del Libro.

Lily regresó al sillón  y  dió un suspiro pensando en todo lo que había sucedido, cerró los ojos y se adormeció con una sonrisa en el rostro después de esta gran aventura.